y la vida como si todavía.

Si no le he perdonado y aún así… una exageración muy mía, latente, eso del ego y los perdones y las quejas diarias: la incomodidad de toda la vida, acompañada del inútil intento de disolverse también en la costumbre. Contra todo, descuelgo el teléfono esperando la posible reacción automática del servidor telefónico que anuncia la frivolidad de este tiempo y su consecutiva influencia en ti… Esas complicaciones por una actitud que me parece tan insensata y luego no, cuando vienes y me la explicas. A pesar de todo eso tomé el teléfono, con una súplica interna de querer y de tener otra edad, con el tiempo en contra mía.

Aún así.. respondes el teléfono,
inhalamos -retenemos (e imagino el gesto de fruncir los labios, un poco por qué es miércoles, un poco porque ¿qué hago aquí? y esa flamita de deseo que aún…
– Hola

y la vida como si todavía.

Maya Castrejón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: